El Columpio


Fue en un pueblo con mar… by urquijo

Un velo de misterio cubre dos de las mejores canciones de los dos mejores compositores en español: Joaquín Sabina y Enrique Urquijo. En el mes de septiembre de1.991, Los Secretos ponen a la venta su disco más vendido: Adiós Tristeza. El disco cuenta con canciones como “Y no amanece”, “Frio” (Versión de la canción de Manolo Tena con Alarma), “Adiós tristeza” o “Buscando”, y es al final del listado cuando se observa una canción titulada “Ojos de gata”. En un primer momento, la canción pasa inadvertida hasta que entre febrero y marzo del año siguiente comienza a sonar en las radios. Pero en abril de ese mismo año (1992) sale a la venta el nuevo disco de Joaquín Sabina: Física y Química cuyo single era “Y nos dieron las diez”.

Resulta que, los dos singles de Los Secretos y de Joaquín Sabina, por esa época, tenían dos estrofas con la misma letra. Entonces aparecieron rumores y un velo de intriga cubrió la canción y, por qué no, la ilusión porque ambos compositores se hubiesen juntado para hacer estas dos grandes canciones. Pero la historia es bien distinta y no menos confusa…

Las versiones son varias, desde la de Sabina en la que afirma que en su casa y estando con Enrique le da los versos a petición de éste, hasta la de Álvaro Urquijo que dice que estando en el baño de un bar Sabina se la dio a Enrique y no se dijeron más y cada uno acabó una canción distinta.

Pero todo parece indicar que la versión de una persona ajena a la canción puede ser la más real. Se trata de Pedro Rodríguez Almeida, road manager de Los Secretos. Aquella noche de comienzos de 1991 Los Secretos preparaban un concierto para el día siguiente, pero Enrique tenía ganas de salir a tomar algo. Para evitar que se desmadrase, Pedro Rodríguez estaba siempre tras su sombra. Finalmente fueron al Bwana donde se encontraron con Joaquín Sabina. Los autores entablaron una conversación de la que fue testigo casual Pedro Rodríguez. En un momento de la conversación, el miembro de Los Secretos le preguntó a Joaquín “¿no tendrás algo por ahí?”. Enrique Urquijo estaba seco.

Casualmente, Joaquín llevaba consigo unos versos que había escrito esa mañana y Enrique los leyó impaciente. Eran realmente buenos.

Fue en un pueblo con mar
una noche despues de un concierto;
tú reinabas detrás
de la barra del único bar que vimos abierto
-”Cántame una canción
al oido y te pongo un cubata”-
-”Con una condición:
que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata”-
loco por conocer
los secretos de su dormitorio
esa noche canté
al piano del amanecer todo mi repertorio.

Enrique tomó una servilleta y escribió las dos estrofas que le había pasado Sabina. Una hora y media más tarde, Pedro recordó a Enrique que al día siguiente tenían concierto. Era la hora de recogerse.

De camino a casa en un taxi, Enrique pidió un boli y se sacó la servilleta. Allí, en el breve trayecto a su casa, entre la penumbra del taxi escribió el boceto de lo que finalmente sería “Ojos de gata”.

Mientras, Sabina pensando que Enrique no utilizaría aquellos veros los continuó hasta dar a luz a una canción totalmente diferente, mientras que Enrique, pensando que esos versos se los habría dado para él, propuso la canción para el siguiente disco de Los Secretos. Evidentemente, el resto del grupo se quedó prendado de esa canción y se incluyó en la lista de temas del disco Adiós tristeza. Mientras, Sabina continuaba la tramitación de su disco Física y Química.

 

Pero no fue hasta el 29 de noviembre, un mes después de la publicación del disco de Los Secretos, cuando Sabina escuchó la versión de Enrique. Aquella noche compartían escenario el grupo de los Urquijo con Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute, Los Celtas Cortos, Javier Krahe, Hombres G y La Trampa en Gran Canaria. En la sala reservada a los artistas, Álvaro Urquijo se encontró con Joaquín Sabina quien le preguntó por su hermano. “Dile [a Enrique] que ya no haga la canción, que ya la he terminado yo”, a lo que Álvaro contestó: “macho, pues si vieras el temazo que ha hecho él…”

Casualmente, Álvaro llevaba consigo una copia del disco y se metieron en un cuarto, junto con Pancho Varona y escucharon la canción. “Esta canción está muy bien” dijo asombrado Sabina a lo cual añadió: “vosotros la habeis sacado con vuestro nombre y yo la sacaré con el mio, y sin competencias ni nada”. Así, en abril del año 1992 Joaquín Sabina publicaría su álbum cuyo single era “Y nos dieron las diez”. Ambas canciones fueron un éxito, coreadas por los fans y sin llegar, en ningún momento, a suponer una competencia entre los artistas, pues, son dos canciones opuestas pero realmente muy buenas.

Se observa la gran diferencia en la personalidad de los compositores. Por una parte, Joaquín acaba una historia en la que se va al hostal con la camarera, besándose en cada farola y viviendo una noche loca de triunfador. Por otra parte, Enrique con su personalidad nostálgica y triste hace una canción en la que se emborracha y se queda dormido en la cama con la chica. Y explica que al fin y al cabo, él es un hombre vulgar “al bajar de cada escenario”.

Ante el éxito de la versión de Sabina, llegaron a hablar de grabar la canción entre los dos, pero la idea no caló y finalmente no se realizó. Es posible que por exigencias económicas por parte de Enrique. Una lástima porque hubiese sido maravilloso escuchar a los más grandes codo con codo.

*Resultados de una encuesta propia.

Anuncios

5 comentarios so far
Deja un comentario

Ambas versiones son hermosas, pero sin duda me quedo con el juego que hace Sabina, insospechado por decirlo de alguna forma… alegre y triste a la vez.. después de la pasión de aquella noche, vuelve al pueblo con mar pero ya no hay rastro de ella…..

Comentario por Aneris

Muchas gracias por la información. Personalmente me gusta más Sabina, pero en esta canción creop que Los Secretos lo superan con una canción más íntima y menos comercial. Muchas gracias
Josep Lluís

Comentario por Josep Lluis

Sabina, como la vida misma.

Comentario por Jesus

Pienso que la cancion de Enrique Urquijo supera ampliamente a la version de Sabina puesto que la hace muy larga y menos rimosa, de todas formas esta buena pero no tanto como la pasion que le imprime Enrique al cantar.

saludos dsd Mexico!

Comentario por johan

El sentimiento de Enrique Urquijo, propio de sus canciones es en Ojos de de Gata en mi opinión donde alcanza su máxima expresión, diferente al mas jocoso de Joaquin Sabina, es una canción inigualable por uno y por otro. Dada mi debilidad por el grupo de Los Secretos, y sólo por ello me inclino por la versión de Enrique.

Comentario por fernando g.pacheco




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: