El Columpio


Homenaje a Canito by urquijo

José Enrique Cano nació el 26 de octubre de 1958. Vivía en la calle de Andrés Mellado, en el centro de Madrid, próximo a Moncloa. Destacaba por ser un gran estudiante y por su personalidad alegre y carismática. Todos le llamaban Canito. Cuando en el Colegio FEM alcanzó el 6º curso comenzó a salir con la que sería su chica para el resto de sus días, María José. Pero la otra persona más importante para Canito era su compañero y mejor amigo Javier. María José estaba en un curso por debajo y compartía el aula con el segundo de los hermanos de Javier, un chico tímido y reservado. Se llamaba Enrique Urquijo.

José Enrique Cano fue el primero en todo el Colegio en aprender a tocar algún acorde con la guitarra, pero poco después se le uniría Javier Urquijo. Así, llegó a la vida de Enrique el amor por los instrumentos. Pero todavía eran muy jóvenes. En la segunda mitad de la década de los setenta, Javi se marchó a Ipswich (Inglaterra) desde donde dio a conocer a sus amigos y hermanos toda la música que allí escuchaba. Canito estudiaba Derecho en Madrid, tal y como era su deseo desde niño, pero algo en su interior comenzaba a cambiar. Un fugaz paso por Londres para visitar a su amigo fue suficiente para empaparse de toda la música que sonaba por tierras inglesas por aquél entonces. Grupos como Los Who, Los Kinks, Elvis Costello, …

Sus gustos se iban modelando así como sus ensayos, que cada vez eran más asiduos. Los hermanos Urquijo, Javier, Enrique y Álvaro tocaban junto al batería Canito y acabaron formando un grupo: Tos. El grupo lentamente iba haciéndose contactos y tocando en garitos en Madrid. Poco a poco, Tos fue recaudando su grupo de seguidores y haciéndose un hueco entre la nueva generación madrileña. El cambio y el camino hacia una nueva concepción musical había comenzado.

Así, el grupo grabó su primera maqueta para que sonase en la radio. Ésta contenía dos canciones de Canito: “Máquinas” y “Snoopy y Olga”, otra canción de Enrique Urquijo, “Por tí” y por último una versión de la canción de Neil Young “No cry no tears” titulada “no llores”. Por aquellos años Canito era el líder del grupo, un chico extrovertido y alegre que a los mandos de sus baquetas imprimía un gran poderío al grupo. Además era, y es, algo poco usual, un batería que a su vez componía y cantaba, era todo un lujo y el centro de todas las miradas.

El año 1979 fue el más dulce para Tos. El grupo ya sonaba en la cadena de radio, Onda 2, pero su gran salto llegaría de la mano de Gonzalo Garrido. Gonzalo Garrido inició un programa llamado Dominó en Onda 2 en el año 1975 y se convirtió en uno de los máximos contribuyentes del cambio y percusores de la movida madrileña. Gonzalo escuchó la maqueta de Tos y decidió llamarles a ver qué tenían. Los chicos de Tos tocaron sus canciones y Gonzalo se quedó escandalizado con Déjame, rápidamente se dio cuenta de que era un auténtico éxito. De la mano de Gonzalo, el grupo se metería nuevamente en un estudio para grabar su segunda maqueta, que esta vez contaría con una nueva versión de “Máquinas”, y “Me aburro”, también de Canito, y de Enrique Urquijo “Déjame”. Con esta nueva maqueta y la ayuda de Gonzalo Garrido, el grupo comenzó a pasearse por las discográficas en busca de un contrato. Durante las navidades se tomarían un pequeño respiro para continuar la búsqueda al año próximo de el ansiado contrato. La nueva década que comenzaba se antojaba el paraíso para el grupo y sus componentes, los hermanos Urquijo y Canito estaban, evidentemente, más que ilusionados. Pero aquel año no sería el de Canito.

La nochevieja del nuevo año, tras toda la noche de marcha, Canito con unos amigos más decidieron ir a acabar la fiesta a Villalba, a unos kilómetros de Madrid. Tomaron la carretera de La Coruña, el último viaje para Canito. El año que tanto tiempo llevaba soñando había comenzado, el año de las promesas y el de las ilusiones, el joven Enriquito no podía estar más feliz. Ponía Onda 2 y sonaban sus canciones, hablaba con sus amigos y soñaban en voz alta con su nuevo contrato, todo era felicidad para Canito, pero aquella madrugada del año 1980 sería lo único que conocería Canito de la década de la movida madrileña. Un trágico accidente provocado por un conductor borracho se llevaría por delante la vida del  joven Canito y todos los sueños de Tos.

Herido de muerte y en coma en el hospital, sus padres y novia María José accedieron a donar uno de sus riñones a otro paciente herido que necesitaba uno urgentemente. La situación de Canito era irreversible. Tres días después del fatal accidente, el espíritu de Canito abandonó a sus padres, a su querida novia, el día en que cumplían cinco años, al grupo, que así desaparecería y a Enrique Urquijo, que nunca acabaría de aceptar el durísimo golpe.

Los Secretos hubiesen sido bien diferentes si Canito hubiese seguido junto a ellos y Enrique Urquijo hubiese sido bien diferente con Canito. El último concierto que daría Tos antes de desaparecer sería ese mismo año en el auditorio de la Facultad de Caminos, en un concierto homenaje a Canito. Los grupos nacientes de la movida se darían cita allí, Nacha Pop, Trastos, Paraíso, Alaska y los Pegamoides, Los Rebeldes, Mamá, Mario Tenia y Los Solitarios, y finalmente Mermelada. El programa de TVE-2 Pop-grama emitiría en diferido el concierto para todo el país. Muchos califican este concierto como el inicio de La Movida. Fue Canito, por tanto, en parte el percusor de esta nueva ola, de tantos buenos grupos y de tan buena música que ha pasado a la historia del pop español. Pero no puede evitarse la pregunta… ¿Cómo hubiera sido La Movida si Canito hubiera estado presente?…

Descanse en paz don Enrique…

Agradecimientos a Miguel Ángel Bargueño por la información obtenida, en gran parte, de su libro Enrique Urquijo: adiós tristeza.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

[…] Desde que en 1980 se fundara el grupo, a partir de las cenizas de Tos, tras la accidental muerte de Canito, permaneció siempre unido. No obstante, sus miembros tuvieron, en algunos momentos una carrera […]

Pingback por Grupos que se escinden. Hay vida después…(III) Los Secretos « El Columpio




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: