El Columpio


Los Planetas: Una semana en el motor de un autobús by urquijo

La originalidad de Los Planetas queda más que clara en el que probablemente sea su mejor álbum: Una semana en el motor de un autobús. El disco publicado en 1998 es la sucesión de los pensamientos y de los sentimientos de un personaje que ha sufrido una infidelidad, a lo largo de una semana. El disco es perfectamente coherente con la disposición de las canciones simulando el pensamiento ante esta ruptura, pues todos los temas están perfectamente cohesionados. De ahí la originalidad de Jota.

La historia comienza al ser el Segundo premio de la relación. No obstante, el protagonista se mantiene unido a ella, espera su vuelta, que vuelva para disculparse y así poder decirla: “¡no! ¡Fuera de aquí!”. La necesidad de al menos recibir el arrepentimiento de quien tanto daño le ha provocado, y poder devolver todo el dolor recibido. En sus ojos no hay lugar para otra cosa que para la venganza, sólo con el sufrimiento contrario se verá recompensado, aunque sea ésta una falsa percepción. Y se la imagina a ella disculpándose, mostrándose vulnerable, y él se mantendrá firme, no quiere oírla, ni pensarla, simplemente quiere Desaparecer.

los-planetasPero ella no vuelve, y los pensamientos del chico van cambiando, comienza a pensar en el momento que descubrió la infidelidad: él, sólo en casa, y mientras, su chica estaba en La playa. Y pese a que sus amigos le advertían, él no creía lo que le decían, pero ella seguía sin llamar, y los celos eran cada vez mayores. Finalmente se decide a ir a la playa para encontrarse con lo que tanto había evitado pensar… “El verano que fue una pesadilla”.

Pero, ¿se habría evitado ese verano con más comunicación? Intenta buscar, sin solución, otro posible final a su historia. Preguntas retóricas vuelan por su mente, dirigidas al aire, tal vez al fantasma de ella. ¿Se habría salvado la relación con más ruegos y menos temor? ¿Si la hubiese rogado que nunca lo abandonara… estaría ahora en ese autobús…? Tal vez una Parte de lo que me debes esté impresa en esos suspiros que se lleva el aire.

La comunicación… esa parte perdida en la relación. Pero su tristeza no se aleja del arrepentimiento de no haber sido capaces o sensatos para llevar la historia en otra dirección. Es paradójico cómo en su alma piensa lo que tienen por perder, tal vez dándose cuenta de que todo lo ha perdido ya. Ante ello, la solución es buscar en su interior, tiene que ser él mismo, tiene que buscar la pureza en su interior. Pero su interior está lleno del vacío que dejó el desamor, ¿cómo podrá buscar entre tanta maleza? Si se ha convertido en aquello que más odia… ¿cómo podrá cambiar? ¿Cómo moldeará su alma si nadie lo entenderá? Si él es el que está más alejado del mundo, de Un mundo de gente incompleta. Pero tanta pregunta retórica no conllevará ninguna solución. Su mente se va enturbiando, tantos recuerdos y tan dolorosos van resurgiendo en su interior el ánimo de venganza. Sólo con dolor podrá sanar la herida que le dejó. Dolor, sufrimiento, lucha, las ideas se aglutinan en su mente y la sangre empieza a bullir. Así comienza una batalla sin tregua ni perdón, una batalla sin duelo ni piedad, una batalla de Ciencia ficción, una batalla en su imaginación.

En el albor de la batalla, entre tantos muertos y tanta contaminación su mente comienza a virar lentamente. La guerra ha creado tanto dolor que entre tantas Montañas de basura se antoja imposible encontrar una bandera blanca para firmar la paz. Entre tanto sufrimiento y entre tan poca esperanza, su mente se va debilitando y su imaginación va acercándose cada vez más a la idea de saltar al barro, dejar el mundo, ir a descansar a las manos de Dios.

De pronto su mente se queda en blanco. Tal vez la solución no sea esa. Lentamente se arrastra hasta el baño, será la manera de escapar, de buscar algo mejor. Sólo con las drogas, conseguirá un Cumpleaños total, pues ante tanta desesperación, no será peor darse un poco de alegría, aunque sea con esa pequeña ayuda. Será su vía de escape, será su motivo para levantarse cada mañana, lentamente, con un pequeño rasgueo de guitarra se acercará hasta su Laboratorio mágico y huirá del mundo. Sólo en “las farmacias del espacio” encontrará la cura a una enfermedad sin antídoto.

El camino es largo, entre cebolla y metal; los huesos son ya débiles, sin fuerza ni esperanza en su interior. El tortuoso camino no tiene vuelta atrás, paso a paso el sendero va avanzando. El cielo se cierra y la mente se nubla. Los segundos son cada vez más largos. Las columnas que sustentaban la felicidad, hoy son los frágiles restos del incendio que con todo arrasó; lo más sagrado que existía en su vida, hoy es tan frágil como el cristal. Avanzando por castillos de madera adornados con las fuentes del Califato, las más bellas del mundo: de mercurio líquido; allí donde tanta belleza es incompatible con la vida del coral, quien nunca podrá formar un bello y majestuoso arrecife. La fuerza de Toxicosmos va en aumento a lo largo de la narración hasta llegar a rezar “para no volver jamás”.

De pronto un día despierta en su cama. Una mañana triste y melancólica. En su mente algo parecía estar cambiando, se preguntaba porqué tanta mierda, porqué no lo dejaba por fin. Entre las ranuras de las persianas entraba algo de luz que iluminaba la habitación. Sin moverse de la cama miró a su alrededor, ropa por el suelo, restos de comida en la mesita, … ya no recordaba cuándo había sido la última vez que había limpiado la casa. Escuchaba de fondo los niños en la calle, que gritaban y jugaban alegres. Entonces decidió cambiar, buscar sus viejos discos, bajar al súper a comprar algo de comida, recuperar su vida… pero su mente no era tan fuerte. Finalmente se levantó penosamente y se arrastró hasta el bus de la Línea 1, ese que le llevaría a su farmacia particular.

Pero no. Algo nuevo tendrá que volver, hay tantas cosas en su interior, es tan profundo, y le queda tanto por explorar, que lo que no puede hacer es bajar la cabeza y resignarse. Y como quien renace de sus cenizas se va elevando sobre el suelo, en una oda hacia el ser humano, hacia lo que hay en su mente, “tan vasto que da casi pereza”. Puertas abiertas, mente limpia y volver a empezar con todo. Sólo, sí, pero por fin conquistará su propia Copa de Europa.

los-planetas-una-semana-en-el-motor-de-un-autobusCon esta originalidad y con la calidad de todas sus canciones, no resulta extraño que la revista Rockdelux lo eligiera como mejor disco del año 1998 y segundo mejor de la década de los 90. Tal vez sea este el mejor, o uno de los mejores discos que el indie español ha dado. Jota nos enseña que todos tenemos una copa de europa en nuestro interior, y tal vez si la buscamos y con ella soñamos, vendrá para iluminar nuestros días.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Me ha encantado, sigue así….
Te quiero.

Comentario por Ali




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: