El Columpio


Coque Malla publica La hora de los gigantes by urquijo

coque-malla-la-hora-de-los-gigantes“¡Si señor, macho! ¡Vaya disco que te has sacao!”: Así aclamaríamos los fans de Coque Malla al rockero madrileño, y no nos faltaría razón, pues su último disco, La hora de los gigantes es, probablemente, su mejor trabajo. Así lo afirma él mismo: “de todos los discos que he grabado en mi vida, este es el que más se parece a los discos que más me gusta escuchar”.

Guitarra en mano, con frac gris sobre chaleco, su vestimenta más habitual aparece en la portada del disco Coque Malla. Ya desde que ves el disco notas que es distinto de los demás, más vitalista y más directo. Es el mismo chico que con 16 años publicara su primer trabajo con Los Ronaldos, aunque su forma de ver el mundo y su forma de componer hayan cambiado, no lo han echo ni su cara ni casi su inconfundible voz.

Desde el año 2004, cuando publicara su anterior trabajo: Sueños ha estado trabajando en su nuevo disco, que vio la luz el pasado mes de marzo para convertirse en el mejor disco del mes de abril para la revista Rolling Stone. El single del álbum es She’s my baby, título rockero para una canción en castellano. Coque recupera su más puro rock&roll en una canción vibrante plagada de guitarras y batería. “Su chica” es, desde luego, una mujer de armas, atrevida, valiente, directa, independiente. No hay mejor descripción que la que hace Coque: “ha nacido ardiendo, pero no se quemará”.

Pero esto no es más que el principio. Tal vez la mejor canción que jamás haya compuesto el cantante madrileño sea Hasta el final: una canción con vitalidad, una canción con la que tocar fondo sirve para volver a tomar impulso. Este toque de distinción es un denominador común en buena parte de las canciones. Es una canción donde la soledad, la tristeza y la melancolía son reorientadas hacia un lado positivo. Tal vez con un cigarro en la boca y una guitarra en el regazo se pueda superar con una alegría un mal trago. Coque Malla consigue desgarrar un corazón herido, consigue hacerle sonreír al tiempo que una lágrima recorre su mejilla. Coque juega con la oposición de sentimientos que se juntan en una canción que hiela los sentidos a la vez que llena de vida.

En este tono nos encontramos también a Berlín. Esta canción es una  prima-hermana de Ciudadano A de Iván Ferreiro -es una especie de continuación de esta canción que apasiona al rockero madrileño-. Coque Malla construye una canción pausada, melancólica, con un ritmo casi fúnebre adornado con un piano fino, rejuvenecedor y elegante. Es una canción de cambio de dirección en la vida, de romper con un presente inhóspito y comenzar una nueva vida, construida de nuevo desde los cimientos. Fotos, recuerdos, rostros, forman parte ya del pasado; mientras, el futuro será una dirección nueva en la vida.

La hora de los gigantes, canción que da nombre al disco es una de las favoritas de Coque Malla. Una canción que mezcla la inocencia de la temprana edad con la maldad de la sociedad. Afuera “es la hora de los gigantes, y no queda sitio para nadie más”. Es un placer escuchar esta canción, como te va limpiando el alma, liberándolo de la experiencia y dejándolo desnudo, pero a su vez dándote fuerza para seguir intentando avanzar.

El cantante madrileño nos sorprende en este disco con una preciosa ranchera titulada Hasta el final. Los ingredientes son perfectos: la voz de Coque Malla y el maravilloso ritmo propio de este género musical. Son apenas las siete de una fría mañana otoñal. En esta escena, Coque se acuerda de Luisa. Hace un alegato al amor perdido, a la añoranza y al frío que provoca la soledad. “Ya se apagan las farolas y hace tiempo que quisiera estar contigo”.

Lo mejor de este álbum es que no se acaba aquí: Los hombres grises tienen traje negro, Quiero volverte a ver, Abróchate, y un largo etcétera que cubre todas y cada una de las canciones de su último trabajo. Si aún no lo han escuchado, por favor, dense prisa, su interior se lo agradecerá. Si por el contrario ya lo están disfrutando, sobran las palabras.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

No lo trago, nunca he podido con su timbre de voz, me da alergia. Hay que reconocer que siempre ha estado rodeado de buenos musicos, las compsiciones sin ser nada del otro mundo, son correctas y las letras cada vez va a mejor,pero………no puedo con su voz!!!!.

Comentario por gonzalo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: